lunes, 24 de junio de 2013

Asegura el buen estado de tus importaciones desde China con controles de calidad

Los países asiáticos son un importante mercado emergente que ya se ha consolidado como uno de los más importantes del mundo, tanto para la importación como para la exportación de productos. Dentro de este mercado, destaca especialmente la potente China, con un crecimiento vertiginoso que la convierte es un país imprescindible para las empresas que quieran tener éxito en el comercio internacional.

Las ventajas de la importación marítima desde China son muchas ya que ofrece multitud de soluciones para cualquier necesidad empresarial a precios muy atractivos. Sin embargo, en muchas ocasiones ha habido problemas en el transporte de mercancías ya que las normas que rigen en el país asiático no son las mismas que aquí. Por ello, debemos tener en cuenta dos cuestiones si queremos importar nuestros productos desde China con garantías: es importante conocer la homologación de nuestros proveedores y realizar controles de calidad. De este modo, nos aseguraremos que todos los productos que nos llegan desde el país asiático, llegan cumpliendo la normativa del país de destino de forma que podamos comercializarlos sin ningún problema.

Si no comprobamos la homologación de proveedores, podemos poner en riesgo a la empresa con productos que no cumplen las exigencias y requisitos esperados. La homologación de proveedores permite minimizar los riesgos y seleccionar los proveedores que mejor se ajustan a las necesidades de nuestro negocio.

Por otro lado, es muy importante realizar controles de calidad antes de transportar las mercancías y productos para asegurar que todo lo que se importa cumple con los niveles de calidad que exigen las normas europeas.

La calidad de los productos fabricados en Asia no siempre es la adecuada. Realizar controles de calidad previos al transporte es fundamental para saber que nuestro dinero se ha invertido en productos que vamos a poder comercializar y que nos aportarán beneficios.

Si no realizamos estos controles, puede que la mercancía sea de baja calidad o no cumpla con la normativa europea, lo que provocaría la prohibición de su venta. En este caso, habremos gastado nuestro dinero en el transporte marítimo y en la compra del producto y no podremos sacarle provecho. Si tenemos en cuenta estas cuestiones nos aseguraremos que la importación de productos desde China sea un éxito y suponga beneficios para la empresa. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada