miércoles, 30 de abril de 2014

5 cosas a tener en cuenta antes de pedir un crédito rápido

Actualmente hay muchas empresas que conceden préstamos y créditos rápidos, sin embargo, antes de solicitarlo en cualquiera de ellas, deberíamos estudiar bien las posibilidades y conocer las características de los préstamos que ofrecen cada una de estas entidades financieras.
Este tipo de empresas han tenido mucho éxito en la situación económica actual ya que conforman una solución muy eficaz para los casos en los que se necesita una pequeña cantidad económica de forma urgente. Muchas familias no pasan actualmente por un buen momento económico y los créditos rápidos son una solución para llegar de forma más holgada a fin de mes pudiendo hacer frente a todos los pagos.
Sin embargo, como decíamos, las soluciones que ofrecen estas empresas no son siempre las mejores y por ello es importante saber qué estamos solicitando y cuáles serán nuestras responsabilidades una vez solicitado el crédito. Por este motivo, aquí van algunos consejos que deberías tener en cuenta antes de pedir un crédito rápido a cualquier entidad:

1 Rapidez del servicio. En este apartado hay que analizar qué bancos están asociados a cada empresa, es decir, desde dónde pueden transferirte la cantidad deseada. Y es que de ello dependerá el periodo de espera desde que se aprueba el préstamo hasta que lo recibimos. Las empresas de mini préstamos tienen un apartado en que especifican los bancos desde donde pueden emitir la transferencia, si alguno de ellos coincide con el que has marcado en que te envíen el dinero en tal caso la operación será prácticamente instantánea. En caso de no coincidir en el mismo banco el proceso podría demorarse entre 1 y 2 días hasta que la transferencia entre bancos se haga efectiva, de igual modo que si hacemos una transferencia personal a otra persona de distinto banco.
2 Cantidad a solicitar. Los créditos rápidos normalmente suelen ser de pequeñas cantidades. Algunas compañías ofrecen hasta 500€, otras llegan hasta los 600€. En función de nuestras necesidades, podemos recurrir a aquella que mejor se adapte. También suele ser habitual que para el primer préstamo concedido, el importe sea inferior, para de esta forma ver que somos buenos pagadores, y a partir de ahí suelen permitirnos solicitar importes mayores. Es por ello que debemos fijarnos en las condiciones de cada empresa de microcréditos para tener claro cuál es la cantidad máxima que podemos solicitar si somos clientes nuevos.
3 Plazo de devolución. Al ser pequeñas cantidades, los plazos de devolución son bastante cortos. Es así porque estos créditos rápidos están pensados para solucionar situaciones puntuales, de forma que no impliquen riesgo alguno. Normalmente el plazo de devolución puede variar entre los 7 y los 30 días, donde hay empresas que ofrecen una mayor flexibilidad de días (por ejemplo a devolver en 23 días) y otras son más rígidas en los periodos de devolución con un plazo fijo (habitualmente de 15 o 30 días)
4 Comisión. Un aspecto muy importante a valorar ya que pueden hacer variar mucho el coste de nuestro crédito. La realidad es que tienen unas comisiones altas; aunque también es cierto que ayudan a salir de apuros importantes. Siempre, al pedir un crédito rápido, ya sabemos de cuánto será la cantidad definitiva que terminaremos pagando. Si estamos de acuerdo y tenemos posibilidad de asumirla, ¡adelante!
5 Prolongación del plazo. En algunas ocasiones, quizá no podemos pagar el préstamo en el periodo acordado. Siempre es mejor prevenir y por ello es recomendable solicitarlo a compañías que permitan prolongar el plazo de devolución al menor coste posible, así dispondremos de más tiempo para devolver el dinero.
Estas son las cuestiones principales que debemos valorar, aunque es cierto que podemos comprobar algunas más en función de nuestros intereses como la posibilidad de solicitarlo figurando como moroso en RAI o ASNEF.
Sea como sea, esta debe ser una solución puntual, que podemos usar de forma mensual con criterio. Si nos acostumbramos a usarla repetidas veces sin asegurarnos que podemos devolverlos, al final nos podemos encontrar en un bucle del que nos cueste salir. Pedir un crédito rápido es una solución muy eficaz siempre que la usemos con responsabilidad y teniendo la certeza de que nos lo podemos permitir y podremos asumirlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada