martes, 1 de abril de 2014

Dimmer de luz como solución para ahorrar en tu empresa

En épocas complicadas a nivel económico como las actuales, cualquier detalle que sirva para dar un poco de oxígeno a los números de la empresa puede acabar siendo determinante a final de mes.
Es una de aquellas situaciones que por sí solas no cambian la viabilidad de un proyecto empresarial, pero que sumadas a otras pequeñas acciones sí que pueden representar un importante ahorro mensual que poder reinvertir en otros aspectos que aporten valor añadido para la empresa.
Últimamente, sin ir más lejos, una de las partidas de costes que más está subiendo es la factura de la luz. Así pues:
¿Cómo podríamos ahorrar en nuestro gasto energético empresarial? Fácil, regulando la intensidad lumínica que realmente necesitamos”
La mayoría de empresas tienen sistemas de iluminación de dos posiciones, encendido y apagado, por lo que el gasto en electricidad será para cualquier situación o máximo o nulo. Pero lo cierto es que no siempre vamos a necesitar de la misma intensidad lumínica, hay muchas horas en que la luz natural puede sustituir prácticamente en su totalidad a la luz artificial. Ahora bien, no todas las mesas o puestos de trabajo tienen acceso a la luz solar por su ubicación dentro de la oficina, pero este no debería ser motivo suficiente para encender toda la iluminación de la planta.
Un dimmer de luz ayudará a regular este consumo a las necesidades reales de cada trabajador. Si lo combinamos adecuadamente con un sistema de iluminación por estancias, de forma que individualicemos los interruptores o reguladores para cada sector de una misma habitación, conseguiremos otro punto de apoyo para el ahorro.
Un regulador de luz, por lo tanto, acabará siendo una herramienta más para los empleados, pudiendo regular la intensidad lumínica que necesitan a cada momento a lo largo de su jornada laboral.
Deberíamos empezar a pensar en la luz como un refuerzo visual adaptativo y no como un hábito automatizado. Seguramente los autónomos o micropymes sean más sensibles a este tipo de ahorro a través de un dimmer de luz por la dificultad que supone ganar cada euro que posteriormente dedican a la factura de la de la luz. Pero no por ello en las grandes empresas se debería dejar de inculcar en los trabajadores la cultura del ahorro y la sostenibilidad. Para conseguirlo tan solo hace falta echarle algo de creatividad, ¿qué tal un juego o un duelo entre departamentos a ver cuál es el que consigue reducir en mayor medida el consumo energético?
La vertiente medioambiental tampoco podemos dejarla de lado, por lo que debemos ser conscientes que reduciendo el consumo energético y adaptándolo a través de los dimmers de luz que instalemos a las necesidades reales de la empresa, estaremos ayudando a conservar y preservar el planeta.
Ganaremos en los números empresariales y además estaremos ayudando al medio ambiente, tal vez sea algo que lo que debamos reflexionar más a menudo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada